Alimentos de otoño que frenan la caída del pelo

El otoño es una época que daña mucho el pelo y para evitar que se debilite por la temida caída estacional, recurrimos a alimentos ricos que ayudarán a recuperar la salud capilar y reducirán, así, la pérdida de cabellos. La alimentación es primordial para conseguir que el pelo crezca con más fuerza y en mejor estado. Por ello, aprovecharemos los alimentos propios del otoño que van a contribuir a fortalecer el pelo. 

El hierro es una vitamina necesaria para oxigenar la sangre y cuando nuestro cuerpo detecta un déficit de este elemento es porque no es capaz de transportar oxigeno por el cuerpo. Esto afecta a las células del folículo piloso, que son muy sensibles a la disminución de los niveles de hierro y no son capaces de desarrollar nuevas células. 

Desde Medical Hair España aconsejamos una alimentación rica en este mineral que está presente en verduras, frutos secos y legumbres, además aquellos alimentos que contienen vitamina C permitirán una mejor metabolización del hierro. 

Por su parte, el betacaroteno se transforma en vitamina A cuando el cuerpo la necesita y ayudan al sistema inmunológico a protegerse de diferentes enfermedades y son necesarias para el crecimiento de las células, incluyendo las del cabello. El betacaroteno se puede encontrar en calabazas, frambuesas, zanahorias, pimientos o naranjas.

Otros alimentos a tener en cuenta son los frutos secos que contienen Omega3 que ayuda a prevenir la sequedad del cuero cabelludo y, además, reduce la aparición de caspa. Por otro lado, para conseguir mayor brillo en el cabello y nutrirlo solucionando la falta de hidratación recurrimos a los cítricos que son una fuente de vitamina C.

El zinc es otro de los componentes que contribuyen a la mejora de la salud capilar, puesto que la pérdida de pelo va muy unida a la falta de este mineral. De esta forma, una mayor ingesta de zinc nos ayudará a conseguir un pelo más fuerte. Se puede encontrar en el chocolate, ostras, las semillas secas de la sandía, frutos secos o en la harina de sésamo, entre otros.

Tampoco nos podemos olvidar de aquellos alimentos que contengan vitamina B6 y ácido fólico, presente en espinacas, espárragos, brócoli, acelgas, lechuga, legumbres o cítricos como la naranja, cereales y leche. La vitamina B6 es esencial para mantener el cabello fuerte, mientras que el ácido fólico, por su parte, estimula los folículos pilosos.

En cualquier caso, aunque se lleve una dieta equilibrada si notamos una agresiva caída del pelo, lo más importante es identificar su origen y ponerse en manos de un especialista, ya que existen diferentes tipos de alopecias, como señala el doctor Horacio Foglia, director médico de Medical Hair España, “es fundamental identificar por qué razón se pierde densidad capilar para encontrar el tratamiento capilar más adecuado en cada caso”.

Medical Hair