¿Folículos dormidos o desaparecidos?

12806238_10153488356862029_6798095240948688592_n

Seguro que te has planteado en alguna ocasión por qué el pelo no se cae de la misma forma a todo el mundo que sufre alopecia. Hay ocasiones en las que el ritmo de pérdida es muy alto, casi como dice la frase “de la noche a la mañana”. En otros casos el debilitamiento del pelo es bastante constatable, así como su progresiva pérdida hasta desaparecer por completo. ¿Qué causa esta diferencia tan notable entre la pérdida de cabello de una persona y otra?

Hay muchos factores que pueden afectar, por esa razón los especialistas de salud capilar se basan en la escala de Hamilton-Norwood, que identifica hasta 7 grados diferentes de alopecia androgenética.

Lo cierto es que uno de los elementos a estudiar en este análisis para un diagnóstico correcto de calvicie en cada caso corresponde con los folículos pilosos. En muchas ocasiones las dudas en relación a cualquier aspecto de la alopecia, pueden resolverse si el paciente entiende en qué consiste esta parte de nuestro organismo.

El folículo piloso constituye la estructura cutánea en la que crece el cabello. Si el paciente padece alopecia androgenética el folículo piloso disminuye de tamaño progresivamente, hasta que al final el bulbo piloso desaparece y con él la posibilidad de que vuelva a crecer cabello.

Una vez se identifica que el folículo piloso ha desaparecido, no hay otro remedio que acudir al implante capilar, que en base al proceso escogido para el mismo supondrá a grandes rasgos obtener folículos pilosos de una zona donante sana y sin predisposición genética a caer y, posteriormente, se implantará en la zona receptora para que vuelva a recuperar cabello en ella.

Pero no siempre se escoge esta solución para la alopecia, dado que en ocasiones los folículos pilosos no han desaparecido, sólo están dormidos.

Este adormecimiento afecta al folículo piloso en determinadas alopecias concretas o problemas de salud capilar. Como el folículo piloso sigue existiendo, no tendría sentido extraerlo para poner unos folículos pilosos sanos. Lo que se busca en estas ocasiones es “despertar” a los folículos pilosos durmientes con el fin de que vuelvan a permitir el crecimiento del cabello y, por tanto, recuperen su aspecto saludable anterior.

En la mayoría de estos casos la solución propuesta está basada en la aplicación de algún tratamiento capilar. El tratamiento específico, su administración y la duración dependerán mucho de cada paciente y del grado de alopecia o problema capilar que tenga que solucionar.

Medical Hair