Los rayos solares deshidratan el cabello mostrando un pelo seco y áspero

Los rayos solares, específicamente los Ultra Violetas, penetran en las cutículas y debilitan los folículos pilosos, provocando una deshidratación del cabello que modifica su propia estructura. El director médico de Medical Hair España, Horacio Foglia, asegura que la falta de agua daña la capa hidrolipídica, cuarteando la melena y mostrando un cabello áspero y seco.

El cabello necesita entre el 15 y el 17% de agua para mantenerse hidratado siendo diferente la forma en la que incide el sol dependiendo del tipo de cabello. Aquellos que son rizados suelen tener mayor grosor y, por eso, la deshidratación se produce en un periodo de tiempo más amplio que en un pelo liso, que suele ser más fino y se ve alterado rápidamente. En esta línea, la exposición al sol también es diferente si estamos en la playa o en la ciudad puesto que en la costa juegan un papel importante el mar, el viento y la arena. Los pequeños cristales del agua marina hacen efecto lupa atrayendo los rayos solares. Al tratarse de aire caliente, el viento arrastra diferentes partículas que producen una mayor sequedad. Y los minerales marinos que contiene la arena producen oxidación y una destrucción progresiva del cabello.

Es recomendable aplicarse algún aceite solar una vez a la semana y dejarlo actuar toda la noche de forma que “fortalecerá el pelo y lo hará más resistente a la exposición solar del día siguiente”.

Consejo del Doctor Horacio Foglia

“Tras los meses de verano, lo importante es recuperar el agua perdida aplicando productos adecuados para devolver al cabello su elasticidad y humedad natural. Es aconsejable utilizar champús sin parabenos ni sulfatos y lavar el cabello con agua templada, al igual que reducir el uso del secador y las planchas”, señala Foglia.

 

Medical Hair