Pelo liso o rizado: ¿por qué?

septiembre 14, 2018
No hay comentarios

Tener el pelo rizado o liso es cuestión de genética y depende de la forma y tamaño de los folículos pilosos, además de la estructura de las fibras capilares. La dimensión y la manera en que los folículos se abren al exterior determina el aspecto del cabello porque dependiendo de su salida al exterior, el pelo adoptará una forma recta o, por el contrario, ondulada.

La queratina, por la que están constituidas las fibras capilares, juega un papel fundamental en la forma en que tenemos el pelo. Si los enlaces que unen la cadena de dicha proteína se forman de manera lineal, el cabello será liso y si, por el contrario, los enlaces son desiguales, el pelo será rizado. Además, la cantidad de queratina que tenemos marca la fortaleza del pelo, pudiendo ser más fino o más grueso.

Los cabellos lisos son finos, mucho más flexibles, débiles y, por lo tanto, son más propensos a romperse y también se suelen caer con facilidad. Este tipo de cabello se ve más atacado por agentes externos como la contaminación puesto que su incidencia es mayor al ser más finos. Y como hemos escuchado tantas veces, el pelo grueso aguanta mejor un recogido o peinado determinado.

El pelo rizado, que tiene mayor cantidad de queratina, suele presentar un aspecto seco por lo que resulta fundamental la utilización de productos hidratantes. La deshidratación capilar se produce en un periodo de tiempo más amplio que en un pelo liso, que se ve alterado rápidamente. Por este motivo, hay que tener especial cuidado en verano cuando la exposición al sol suele ser más prolongada en el tiempo y de forma más directa. Por su parte, cuando el cabello es grueso, necesita peinarlo y trabajarlo más que uno que sea fino.

Para conocer cuál es el estado de tu cabello, puedes pedir cita con el doctor Horacio Foglia, director médico de Medical Hair España, que determinará cuál es el tratamiento que necesitas.

Medical Hair