Qué es la alopecia nerviosa

alopecia nerviosa

 

 

 

Muchos síntomas relacionados con la ansiedad son reales. Un ejemplo es la alopecia nerviosa. Las personas con miedo a perder pelo parecen contribuir a ello por estrés y ansiedad.


La ansiedad y la alopecia tienen una relación compleja y probablemente no sea la que pienses. En algunos casos la ansiedad puede producir alopecia, y en otros, hacer incontrolable la alopecia.


¿Tienes alopecia nerviosa?


La alopecia sigue siendo alopecia. Si la padeces y quieres controlarla, necesitas ver a un médico o un especialista. La ansiedad puede derivar en condiciones que causen alopecia nerviosa, y en cierto modo, vivir más estresado sin cabello.

La ansiedad puede causar alopecia (a veces de largos mechones), pero no siempre es el problema. A veces el problema es que la ansiedad te hace pensar y preocuparte más de lo necesario por tu cabello, dando la impresión de que ambas están relacionadas.

Causas de la Alopecia Nerviosa


La alopecia no es el único síntoma de ansiedad, y raramente ocurre si no es muy severa. La clave entre la ansiedad y la alopecia es el estrés. La ansiedad es, mayormente, un estrés persistente y prolongado. Ambos son diferentes y el estrés prolongado puede desencadenar los mismos síntomas, pero ninguna persona con ansiedad se somete a estrés físico y mental durante todo el tiempo.

 

El estrés puede condicionar otros desencadenantes de la alopecia nerviosa:

 

  • Alopecia Areata: pérdida repentina de mechones de pelo alrededor de la cabeza.
  • Efluvio Telógeno: produce la caída de más pelo de lo normal.
  • Tricotilomanía: suele deberse a estrés y ansiedad y la persona se arranca los pelos inconscientemente.

 

Hay una probabilidad mayor de que las personas con alopecia leve sufran efluvio telógeno o el estrés debilite el pelo. Ambos son preocupantes y afectan a un porcentaje menor de población con ansiedad. En el efluvio telógeno el cuerpo ordena al pelo que deje de crecer más de lo habitual.

 

 

El pelo tiene un ciclo de crecimiento de dos años antes de parar y caerse dos meses después. Si tu cuerpo le “dice” a tu cabello que deje de crecer más de lo normal, dos meses después se caerán más pelos. Esto puede deberse a la ansiedad.


No todas las alopecias son nerviosas


No todas las alopecias son nerviosas, pero pueden ocurrir en un periodo de tiempo similar. Muchas personas empiezan a sufrir alopecia por otro tipo de estrés (los hijos, el trabajo, la economía). Podrían estar relacionados porque ocurren a la misma edad, pero en realidad son diferentes. Además, algunas personas empiezan a sentir ansiedad “porque” están experimentando alopecia. De alguna forma, la alopecia desencadena la ansiedad, y a grandes niveles por su preocupación por perder pelo.


Por último, algunas personas con ansiedad creen que se les cae más el pelo por miedo a perderlo, cuando no es así. No es inusual que el pelo parezca igual (o se vaya cayendo por envejecimiento) pero la ansiedad engaña a la mente haciéndole creer que se cae más pelo de lo normal.

Medical Hair