¿Por qué se nos cae el pelo?

Paciente transplante en Turquía

La verdadera causa en más del 95% de los casos se debe a la alopecia androgenética, un conjunto de factores de orden hormonal y hereditario, que afecta a la zona frontal y superior de la cabeza.

Existen numerosos tipos de alopecia como la congénita, de baja frecuencia y que hace referencia a aquella en la que no hay cabello desde el nacimiento. Es otra causa junto a la adquirida, que podría subdividirse en cicatricial o no cicatricial. Las calvicies cicatriciales son por defecto de desarrollo o enfermedades hereditarias, infecciones o agentes físicos y químicos como la radioterapia o los traumatismos, y nunca podrá recuperarse el pelo si no es mediante cirugía. Y por su parte, las no cicatriciales hacen referencia a la pérdida del cabello pero no del folículo piloso por lo que, en algunos casos, podría regenerarse. Estas categorías representan el 5% restante de las causas que provocan la calvicie.

También hay calvicies autoinmunes como la alopecia areata que es una enfermedad en la que el propio cuerpo hace que se acumulen linfocitos alrededor del folículo piloso provocando que se paralice el crecimiento del pelo y, con ello, la caída.

Por su parte, la alopecia androgenética femenina comienza con una caída difusa del pelo en las regiones parietales o fronto verticales, con el mantenimiento de la primera línea de cabello. De forma que el diámetro del cabello se va haciendo cada vez más fino y corto, de forma que comienza a verse el cuero cabelludo. Existen tres fases: leve, moderada e intensa. En la inicial se empieza a preciar una leve caída de cabello y el pelo se vuelve más fino. En la fase intermedia ya existe una notable falta de densidad en la zona superior en la que ya comienza a verse el cuero cabelludo. El periodo intenso supone la pérdida máxima del cabello en la zona superior de la cabeza aunque siempre manteniendo la primera línea frontal.

Medical Hair