Microtrasplante capilar: caso real de éxito

Casi ocho meses después de haberse realizado un microtrasplante capilar en la clínica Medical Hair, el paciente que hoy comparte sus experiencias e impresiones sobre su cambio de imagen capilar, luce ya unos resultados visibles que serán más notables cuando se cumpla un año desde la fecha del microtrasplante capilar.

¿Cómo te sientes después de casi ocho meses? ¿Ha cambiado tu vida?

Ahora tengo pelo, más o menos, el mismo que tenía hace 10 años. Me hice la intervención porque estaba harto de que me miraran para confirmar que se me veía el “cartón” porque, efectivamente, era así. Se ha cumplido el objetivo por el que decidí realizarme un microtrasplante capilar y eso que todavía falta algo más de cuatro meses. Me han prometido que esto sigue mejorando hasta que se cumpla el año que es cuando se ven los resultados totales.

¿Cómo ha sido el proceso?

Ha habido momentos de todo tipo. El día que te realizan el microtrasplante capilar te rapan al cero y la verdad que me vi rarísimo. Me miré al espejo y me pregunté ¿qué hago yo aquí? Pero la verdad es que la intervención fue mejor de lo que me esperaba y me quedé dormido bastantes veces, no sientes prácticamente dolor. Sales con pelo por todos lados y piensas que tiene muy buena pinta. Los primeros días se me hinchó un poco la cara porque no dejé de trabajar… eso me pasó por no seguir a raja tabla las pautas que me habían marcado.

Al principio sientes un poco de vergüenza  pero  pasados los dos o tres días siguientes, la pierdes porque ya no te importa que te vean las costras que quedan una vez trasplantado el pelo y que acaban desapareciendo a los pocos días.

Al mes y pico de realizarte el microtrasplante capilar perdí el pelo que me trasplantaron y los cabellos de alrededor, que caen por el estrés que sufren. Me lo advirtieron en consulta antes de realizar el microtrasplante y hay a pacientes que se les cae y a otros que no. Es un momento de bajón porque piensas que no va a funcionar pero forma parte del proceso normal. Y al tercer mes, comienza la fiesta y el pelo ya no para de crecer. 

¿Has notado molestias durante estos meses?

Durante los primeros días, dormir es incómodo porque tienes que hacerlo con un cojín cervical y sueles pensar que el roce con la almohada puede hacer que se salga el pelo trasplantado, pero nada de eso. Hay que tener cuidado pero teniendo en cuenta que no son frágiles como el cristal. Un día que iba de camino a la clínica, hacía mucho viento y no dejé de taparme la cabeza con las manos en todo el trayecto porque pensé que se me caería el pelo trasplantado. Lógicamente, es imposible que pase pero yo soy bastante aprensivo. Poco a poco te das cuenta de que no es tan frágil como parece; hay que cuidarlo, pero sin hacer un drama.

 

Medical Hair